Regular

Un equipo de arqueólogos descubre una esfinge, durante unos trabajos para purificar las aguas subterráneas del templo de Kom Ombo en el sur de Egipto.

La figura con cuerpo de animal y cara humana es relativamente pequeña, de 28 cm de ancho. Su cabeza está decorada con un ureus (prenda real con la imagen de la diosa Uadyet). También porta barba postiza, característica del faraón. Está en excelentes condiciones, incluso se han conservado algunos restos de policromia en los ojos, las cejas y las pupilas.

Fltografias: Ministry of Antiquities.